miércoles, 3 de septiembre de 2014

Somos Mujeres, Pero Ahora Somos MAMÁS

Recientemente, en una de las hermosas páginas de crianza con apego, vi una "consulta a la tribu" en donde una mamá era aconsejada de esta manera:
"... No debes darle tanta importancia a las actividades de tus hijos, dejalos que sean independientes, ya que si estás sobre de ellos todo el tiempo, jamás aprenderán a ser independientes y siempre van a esperar a que hagas las cosas por ellos"...
Quizá en esta parte tenga un poco de "razón" ... Es verdad, si no se les deja ser independientes pues jamás sabrán resolver problemas o situaciones a las que se enfrenten en un futuro, pero el siguiente comentario, me dejó pensando mucho:
"... Tampoco debes de dedicarte "de lleno" a tus hijos ¿Qué va a ser de ti cuando crezcan? ignoralos de vez en cuando y escuchate a ti misma, a lo mejor y hasta te empiezan a valorar..."
Si, es verdad que los hijos crecen, pero eso no significa que van a dejar de ser nuestros hijos, a menos de que la tecnología avance muchisimo y se pueda cambiar el ADN de cada persona, pero dudo mucho que eso pase. Dentro de mi lógica, mientras más ignoras a una persona, crece más la demanda de atención para esta, ¿Qué va a pasar si ignoras a tus hijos y te centras solo en tus necesidades? Estoy segura que ellos demandarán más de ti y si los ignoras con frecuencia y no les satisfaces sus necesidades de atención ¿Qué va a pasar? como dice mi abuelita; le llaman "crecimiento de rencor hacia la mamá" osea tu. Y como última pregunta que tu misma debes responder; ¿Qué es lo que crea el rencor en los hijos? ....

Sé muy bien que el ser mamá es quizá uno de los "trabajos" más demandantes, no hay descansos, no hay paga, no hay reconocimientos ni aguinaldo y mucho menos seguro social, pero es parte de serlo y sé que aveces quisieras tirar la toalla y renunciar, pero volteas a ver a tus hijos, y vez que ellos dependen de ti, es ahí cuando te das cuenta que tu también dependes de ellos como mujer y sabes que las cosas a las que haz renunciado o sacrificado, valen la pena. Quizá ese baño de burbujas de cuarenta minutos se ha convertido en cinco y sin burbujas, la comida caliente se te ha olvidado su textura, no recuerdas si la base va primero o el labial, ¿Qué es la máscara para pestañas? .... y así la lista puede seguir. Una cosa no tiene que ver con la otra, también no exageremos el papel de mamá y nos olvidemos por completo de nosotras como féminas, cuando sientas que vas a colapsar, pide a alguien de tu entera confianza a que te ayude, o llévate a tus hijos al spa y tengan un día relajado juntos, mejor aún si tienes niña, llevatela al salón y tengan un día de belleza para ambas, no descuides ambas partes de ti, recuerda que ser mamá, también es parte de ser mujer.

Espero saber tu opinión acerca de este post, te dejo mis redes sociales, solo da click:

Youtube
Twitter
Facebook
Instagram

Te mandamos mucho amorsaurus donde sea que nos leas <3