martes, 1 de diciembre de 2015

En Un Pestañeo De Mamá

La vida suele pasar muy rápido, más cuando de ser mujer te conviertes en mamá; esos pestañeos rápidos iniciaron inconscientemente, pues mucho de lo que vivimos así transcurre. En un primer pestañeo, tienes la prueba de embarazo con dos rayitas o en el papel un "positivo", al siguiente pestañeo ya estás en el hospital o en casa recibiendo a esa pequeña criaturita que cambiará sin duda alguna tu rutina y prioridades. Cuando menos te lo esperas ya estas dando papillas o aplicando la técnica de alimentación para bebés "Baby lead Weaning" (BLW) cuando vuelves a pestañear tu bebé esta aprendiendo a gatear, volviste a pestañear y ya esta caminando, es cuando te das cuenta que ha pasado casi un año desde aquel día en que con dolores de parto, cesárea o como haya sido la manera en que decidiste empoderarte como mujer y ser mamá, en dejar atrás el ego o decidir ser fuerte y afrontar ese "descuido" que ahora es tu más preciado legado para la humanidad, si, me refiero a tus hijos.
Durante el segundo año empieza a ser un poco más independiente y te das cuenta que la vida como dicen las abuelitas, transcurre muy rápido, es por eso que las mamás (y los papás también) debemos disfrutar todas las etapas de nuestros hijos e hijas, no desear que ya caminen o que ya hablen, porque esos momentos que se viven en el presente, jamás jamás volverán. Ama a tu hijo o hija en este momento, diles lo feliz que te hacen pese a que en un pestañeo dejan la casa sucia siendo que tardaste más de ese tiempo en limpiarla, el trabajo es importante para algunas familias, pero en tus días de descanso, vive momentos con ellos, momentos inolvidables, de esos que se recordarán hasta que ellos sean adultos y le cuenten a nuestros nietos "Me acuerdo que una vez con mi mamá cocinamos galletas" ¡VIVE CON TUS HIJOS Y NO PARA TUS HIJOS! porque el vivir para ellos es dejar pasar lo más bello de la maternidad, el ver como crecen y son personas mejores de las que tu imaginaste un día, y hazlo, porque en un momento pestañeas y cuando eres consciente de la vida que transcurre, tus bebés dejan de serlo y serán adultos que posiblemente te reclamen "¿Porqué no hiciste la tarea conmigo?" ... y eso, eso ya no se puede remendar.

Muchas gracias por leernos en donde sea que te encuentres, te mandamos el triple de amoraurio. <3