lunes, 11 de abril de 2016

Hijos De Militares, Marinos y Fuerza Aérea

BIENVENIDO SEAS AL BLOG DE "MAMYBEBESAURIOS" AQUÍ TU OPINIÓN ES ACEPTADA Y RESPETADA.

En este mes (abril) en México se celebra el día del niño (y de la niña por supuesto) por lo que recordé mucho de mi infancia es por eso que les quiero compartir el significado de ser hija o hijo de un "Hijo de la patria", de un soldado.

Francamente, no es algo fácil y bonito,  ser hija de un "wacho" como en la mayor parte de México les dicen, tiene que ver con el aprender a valorar lo que muchos niños tienen en sus vidas todo el tiempo y no se dan cuenta.

El primer aspecto que todos los que hemos pasado por aquí y aprendimos a valorar, es VER A NUESTRO PAPÁ,  si, comúnmente, los papás en sus empleos, tienen su jornada laboral de 8 o 10 horas, salen y van con sus familias, los papás militares, no.
Los papás militares tienen hora de entrada, pero aveces no tienen hora de salida, puede que hoy lleguen a dormir pero mañana quien sabe. Recuerdo que ver llegar a mi papá a mi casa, era la sensación mas feliz de mi infancia, el saber que nada le había pasado o el verlo llegar después de seis meses de haber estado en la sierra o en un operativo.
En una ocasión, vivimos en Sinaloa, desde esos tiempos era un estado donde la inseguridad ya era algo normal, mi mamá lo sabía pero nosotros lo ignorábamos. Mi papá se fué a la sierra de ese estado, a combatir el crimen como todo un súper héroe y tardó mas de seis meses en regresar, sabíamos de él porque regresaban algunos soldados encargados por alimentos y artículos para higiene y demás,  es cuando aprovechábamos y le hacíamos cartas a mi papá y el nos enviaba algo típico de lo que vendieran en los pueblitos cercanos a su base de trabajo, eso nos hacía sentir tranquilos y saber que él estaba bien.
Cuando regresó, nosotros estábamos jugando y en verdad el calor en algunas partes de Sinaloa es muuy extremoso, y nos salíamos a la calle a jugar sin zapatos, mi papá vio a lo lejos unos niños jugando sin zapatos y a su compañero le exclamo: "Mira, que poca de esa señora que deja salir a jugar a sus hijos sin zapatos"  y dos segundos después, mi hermano menor lo detectó y salió gritando "Papi papi papi, que bueno que regresaste paaaaapi" y pues todos corrimos hacia nuestros papás jajaja a mi papá no le quedó mas que despedirse y no comentar nada jajaja pues a los que se refería eramos nosotros

Otro aspecto que valoramos los hijos de militares,  eran LOS AMIGUITOS. Conocí a muchas personas durante el tiempo que mi papá estuvo en el medio y anduvimos acompañándolo, desde personas muy desagradables hasta personas que hoy día siguen siendo nuestros amigos. Lo triste de esto y que nos hacia valorar el tiempo y las experiencias que vivíamos con nuestros amigos, era que sabíamos que un día dejaríamos de vernos porque a nuestros papás los moverían de lugar y quien sabe si volveríamos a coincidir, no sabíamos si sería en un mes o un año, pero de que iba a pasar, eso era seguro. Normalmente todos tiene amiguitos en su cuadra o en la escuela, pero saben que ellos siempre vivirán en la misma ciudad a menos que algo surja, pero con nosotros la cosa no era así. 
Mi mejor amiga desde los 13 años vive en Ensenada, y mis mejores amigas de la preparatoria en Oaxaca, así que por una parte está padre porque sé que podré ir a visitarlas a donde viven.

Por lo mismo del sistema, conocimos muchos lugares de México, no miento si les digo que solo nos faltó conocer Yucatán y Baja California Sur. Lo chistoso de esto es que siempre se nos pegaba el tono de las personas, en todos lados tienen su "tiple", con decirles que en Chiapas hablan de "vos" como en Argentina, la cosa era que terminábamos hablando como las personas del lugar a donde llegábamos a vivir.

Algo que recuerdo mucho era el ambiente que se vivía dentro del círculo de las familias de militares, era algo muy bonito, quizá porque existe un protocolo de respeto entre rangos, pero la mayoría se respetaba entre sí, por supuesto también había quien le valía el dichoso protocolo y era un mal educado. Lo mejor era que entre nosotros, los hijos, no había distinción a menos de que la esposa del general no le permitiera juntarse con los de la tropa (el General es el rango más alto y la tropa son "inferiores" él" pero por lo regular cuando eso pasaba, los hijos de general, se escapaban para salir a jugar con nosotros los hijos de tropa, me encantaba que entre nosotros no había rangos ni distinciones.

Lo que extraño del medio, es vivir en las unidades habitacionales... jajaja en la mayoría de los lugares donde se encuentra el batallón casi enseguida están las casas de los militares y es que mis mejores aventuras de la niñez pasaron en esas habitacionales. También quizá las extraño porque había vigilancia y para que una persona entrara, tenía que identificarse, había mas control de quien entraba y salía en todo el día, eso para nada pasa fuera de las habitacionales militares a menos que vivas en un fraccionamiento y pagues vigilancia. 

Como seguido había cambio de casa, nos hicimos expertos en mudanzas y empacar cosas, ya sabíamos que las mudanzas "Lopez" no aceptaban cajas de huevo, cajas enormes y deberían ir enumeradas junto con una lista de lo que llevaba cada caja, ya hasta sabíamos cuanto tiempo se iba a tardar y que hacer si algo se perdía o había algo demás. 

Haciendo cuentas con mi mamasauria, por ser la mayor, me tocaron más lugares y escuelas por conocer, si escuelas. En el sexenio del ex presidente Miguel de La Madrid, decretó que todas las escuelas de la república mexicana, aceptarían a los hijos de militares, no importaba si el ciclo escolar estaba a punto de acabar o de empezar, si era enero o mayo, estas, por decreto presidencial, estaban obligadas a aceptarnos. Claro que mi mamá se aventó varios rounds con algunas directoras (incluso de escuelas particulares) porque no nos querían aceptar. En 30 años de servicio de mi papá pertenecí a la curricula escolar de 9 primarias, 3 secundarias y dos preparatorias. Porque conforme vas pasando de grado, es más complicado entrar a la escuela por el plan de estudios que lleva cada nivel, entonces cuando entré a la universidad, decidimos quedarnos en un lugar para que no tuviéramos problemas con nuestros papeles.


Cuando platicamos con mi papá, es inevitable no darnos cuenta de su tristeza por perderse muchos momentos irrepetibles de nuestra vida, por ejemplo; no estuvo en ningún nacimiento (somos tres) no estuvo en mi bautizo, solo asistió al de mi hermano de en medio, tampoco asistió a la primer carrera acuática en la que participaron mis hermanos y ganaron el segundo lugar, en nuestros cumpleaños era un honor contar con su presencia, cuando salí en la escolta de preescolar (jajaja ¿Qué? También cuenta), en muestra primera comunión, en mis XV años, cuando nos enfermábamos, la primera vez que hablamos... y bueno, la lista no termina. No me siento mal por que no estuvo ahí, sé que su trabajo era el que muchas veces no le permitía estar con nosotros, pero siempre le agradeceré que estuvo al pendiente de nosotros. 

No les miento, me sentía importante, cuando me tocaba el inicio del ciclo escolar y los maestros preguntaban ¿A qué se dedican tus papás? unos respondían que maestros, panaderos, abogados, carniceros, electricistas, comerciantes... pero yo, era la única que decía "Mi papá es militar" (¡Oh si!).

Lo más rico de esto es que probé infinidad de comida típica de mi país y eso me hace sentirme muy más orgullosa de ser mexicana, desde las papas al carbón con su hamburguesa de Nuevo casas grandes Chihuahua, hasta las tlayudas de Oaxaca... El problema era cuando se te antojaban y no había en el nuevo lugar a donde llegabas a vivir. Con esto, también aprendimos infinidad de tradiciones, de modismos, de visiones y de cultura, era fascinante ver que cada estado de México, era un mundo totalmente diferente, desde las personas, hasta sus calles, el clima, los ecosistemas... de verdad, México es hermoso.

Creo que los que somos hijos de militares, vemos la vida de forma distinta, valoramos muchas cosas porque vivimos cosas en nuestra niñez que los niños promedio no, no somos mejores que nadie, en lo personal, no me siento superior a otros por haber vivido en muchos estados y haber ido a muchas escuelas sin necesidad de haber sido expulsada. Por las experiencias que pasamos, nos adaptamos fácilmente al clima, a circulos sociales y la mayoría nos es muy fácil integrarnos.

Me despido de este post dejandote este fragmento de "El manual para un hijo de militar":

.... La milicia para muchos es un mundo desconocido ya que es: Rambo y el soldado Ryan, armamento y municiones, muerte y asesinatos, uniformes y obsesión con la limpieza, órdenes y obediencia… Pero tú sabrás acerca del increíble sentido humano que sale de un soldado ya que habrás visto y vivido de cerca todos los desafíos y sacrificios que hizo por ti y los miembros de una nación. Para el, el amor a su patria, son los rostros de aquellos desconocidos que piden su ayuda cuando nadie más puede. Eres parte de un mundo único y solo aquellos que lo viven lo entienden.
Y la regla más importante de este manual
-Nunca lo dejes salir de la puerta sin antes decirle que lo amas o estando enojados ya que te darás cuenta que por la naturaleza de su trabajo existe la posibilidad de que no regrese. No te arrepientas de no haberle expresado tu amor…



TE ENVIAMOS EL TRIPLE DE AMORSAURIO EN DONDE SEA QUE NOS LEAS