lunes, 14 de marzo de 2016

Carta De Una Maestra a Los Padres De Familia

Hola Padre de Familia:

Soy la maestra de su hijo, me presento ante usted con todo el respeto que se merece. Los motivos de mi carta son diversos, no haré una lista pues sé que desde el inicio del ciclo escolar es algo con lo que ya está fastidiado, así que iniciaré: 
Como usted sabe, conviviremos 200 días que marca el calendario escolar, quizá menos, por eso de los paros laborales, pero ese es otro tema. Durante este año escolar, tendremos que trabajar en equipo, pero no de esos en donde uno hace todo el trabajo o se reparten las tareas y cada quien hace lo que entiende, me encantaría (con toda honestidad) que el trabajo fuera sinérgico, usted enseña modales en casa y yo enseño contenidos y refuerzo lo que usted en casa ya ha enseñado. Porque quisiera dejarle claro este punto, antes de que se sucedan roces entre nosotros, la educación viene de casa, en la escuela enseñamos y aprendemos todos. 
Y no, no estoy echándole en cara que su hijo es mal educado o usted mal padre, por el contrario, lo felicito por cumplir con su deber de darle educación a su hijo, pues esa es una de las herramientas que le ayudarán a construir su futuro, emito la frase "armas para enfrentarse al mundo" porque armas, es lo menos que necesita este mundo y usted y yo podemos cambiar lo que actualmente nos atormenta, porque quienes se quedan aquí son ellos, nosotros somos guías y debemos ayudarles en la creación de nuevos pensamientos. 
Quiero de igual aclararle; ¡NO SOY SU ENEMIGA! si en algún momento, recibe una llamada de atención, es para que ambos mejoremos alguna de nuestra dinámica con mi alumno, su hijo, (quien para mi es como si también lo fuera) por lo que podríamos empezar por un cambio de actitud; cada vez que usted reciba una nota de "no hizo la tarea, favor de presentarse el lunes" por favor, hágalo y no lo tome como un regaño mío, si no como una reunión en donde nos propondremos para evitar que se siga repitiendo el motivo de la  visita y así mejorar, no solo su hijo, usted como padre y yo como maestra. 
Por último, le pido de la manera más atenta, no abandone a su hijo, sé muy bien que el trabajo y la responsabilidad, es enorme, pero cinco minutos hacen la diferencia de saber quienes son los amigos de su pequeño, cuales son sus inquietudes y sobre todo, darle amor que tanto necesita esta sociedad para crear ciudadanos llenos de valores.
Le agradezco su paciencia al leer mi carta, si usted tiene una inquietud, le invito a externarla.

Sinceramente 
Miss Amy