viernes, 14 de octubre de 2016

MI HEROÍNA FAVORITA | OCTUBRE MES DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER

BIENVENIDOS AL BLOG DE MAMYBEBESAURIOS

En mi infancia veía una serie muy famosa llamada "power rangers", era genial ver como unos chicos que se habían encontrado con un meteorito, habían adquirido poderes y salvaban al mundo de monstruos enormes. Yo por supuesto era la power ranger rosa con su metamorfosis a pterodáctilo (creo desde ahí mi amor por los dinosaurios)

Fuente: Saban Entertaiment 
Conforme fui creciendo, superé la etapa de los "super héroes y heroínas" me enfocaba más a tener ídolos, artistas a los cuales admiraba por su música o sus películas. Todos ellos hacían grandes cosas, tenían o tienen un talento enorme y bueno, como todo adolescente normal y sus gustos psicodelicos. 

Honestamente, mi madre y yo no tenemos la mejor de las relaciones, todo el tiempo tenemos conflictos por opiniones o ideas de nuestra época. Como hija no diré mentiras; soy la peor. Todo el tiempo dí guerra a mi mamá, en la escuela (y no por ser mala alumna) era una visita por semana a la dirección o con la maestra porque algo había hecho. Crecí y las cosas no han cambiado mucho jeje.

Esta historia comienza en el 2013 estaba a mitad del embarazo, mi mamá se notaba rara pero no quería preguntarle nada porque sabía terminaríamos en pleito. Bebesaurio mayor nació y se dieron varias situaciones en las que era aún más complicado abordar el tema.

Un día de octubre, en coincidencia con el "mes rosa", terminamos de bañar al pequeño bebesaurio y se durmió rápido (muy raro en él) y me dijo así sin más; "Tengo cáncer" .... Me quedé seria, pensé estaba bromeando o fué algo que imaginé, le pregunté de nuevo "¿Qué?" y ella repitió esa frase tan fría, tan llena de desesperación. Quise llorar, quise gritar pero al ver a mi madre tan serena, tan tranquila, eso no fué opción y empezó a decirme "El 8 de octubre, me van a operar, no quiero que estén tristes porque no me va a pasar nada, tengo muchas ganas de vivir, quiero ver a tus hermanos casarse, quiero ver a mis nietos y quiero estar aquí todavía" No me aguanté las ganas y empecé a llorar, la abracé y ella a mi, tuve mucho miedo. 

Mi madre siempre ha sido una mujer fuerte y no me percaté de eso hasta que me convertí en mamá. No valoré todo lo que significa tenerla en mi vida, porque al final de cuentas quien siempre me salvaba de las travesuras que hacía por todos lados, era ella; mi mamá, mi heroína favorita. 

El día de su operación llegó, no pude estar con ella porque mi bebé estaba muy pequeño y lejos de ayudar, sería una carga en el hospital. Quiero creer que Dios puso en el destino de  mi mamá a todos los doctores y enfermeras que se presentaron ese día, porque gracias a él y a los médicos, mi mamá está más viva que nunca y nosotros muy agradecidos de que así lo sea.

Después de esa experiencia, no diré que soy la mejor hija, tengo mucho que trabajar pero nos ha servido mucho para valorar cada minuto que pasamos juntos como familia, porque no sabemos que va a pasar mañana o en el siguiente momento.

Quiero enfatizar que mi mamá logró salvar su vida del cáncer por dos aspectos: 

El primero; se realizó su mastografía a tiempo, ya que el cáncer iniciaba a desarrollarse y no se extendió. Hubo prevención por parte de los doctores militares que la atendieron y ella cuidó su salud realizándose su examen anual. Así que cada que exista una campaña de mastografías para la prevención del cáncer, no lo dudes, porque no discrimina edad, élite social o sexo.

Y el segundo; (y muy importante), la actitud de mi mamá. Existen varias teorías que afirman; el cáncer es solo el reflejo de tu mala alimentación, estrés y guardar frustraciones, callarte tus emociones. Mi mamá guardó muchas cosas por mucho tiempo y no porque en casa se le prohibiera, simplemente su educación así fué,  como mujer tenía que callar. Cuando los doctores le hicieron saber que ella estaba enferma, lo primero que le dijeron fué; "...esto es un 60% actitud positiva y un 40% operación, quimioterapia y revisiones médicas" y ella lo tomó como el mejor consejo para vivir. 

Me siento muy agradecida con la vida, por darnos la oportunidad de tener a mi mamá con nosotros, es una segunda oportunidad de mejorar como hija, para ser mejores personas con quien nos dio la vida, con quien da su vida por su familia. Mi mamá es una sobreviviente del cáncer, una guerrera única, una luchadora que siempre inspira, Mi mamá es y será mi heroína favorita. 

Muchas gracias por leernos